LOS OJOS DE LOS POBRES NOS EVANGELIZAN

Nuestro carisma es un servicio de caridad redentora en todas sus formas en orden a la plena liberación del ser humano. Una caridad sacramental que se hace gesto: caricia, ternura, bondad, piedad, misericordia, consolación, compasión y perdón.
Una caridad que realiza en la historia de hoy las palabras proféticas del Fundador:

Curar todas las llagas, remediar todos los males, calmar todos los pesares, desterrar todas las necesidades, enjugar todas las lágrimas, no dejar si posible fuera en todo el mundo un solo ser abandonado, afligido, desamparado, sin educación religiosa y sin recursos. (p. Zegrí).

El desafío que pone fuego a nuestros pies y dinamicidad evangélica a todos nuestros proyectos es cargar sobre nuestros hombros los dolores de la humanidad, como quería el P. Zegrí, y ser la providencia visible de los pobres; buenos samaritanos en los caminos donde caen los indefensos, los enfermos, los ancianos, los niños abandonados, las mujeres maltratadas, los privados de libertad…

  • Déjate afectar por el dolor humano

  • Llámadas para liberar

  • En homenaje a los emigrantes…

Yo te curaré y te consolaré y te daré ánimos, a ti y a los que contigo lloran poniendo alabanzas en tus labios, ¡Paz, paz al de lejos y al de cerca! Yo te curaré.

(Is 57, 18-19)

COLEGIOS

Nullam convallis, orci in congue aliquet, diam mauris cursus urna, id maximus lectus magna maximus tellus ut posuere

RESIDENCIAS

Nullam convallis, orci in congue aliquet, diam mauris cursus urna, id maximus lectus magna maximus tellus ut posuere

MISIONES

Nullam convallis, orci in congue aliquet, diam mauris cursus urna, id maximus lectus magna maximus tellus ut posuere

Somos Evangelio y curamos llagas entre:

  • Ancianos

  • Enfermos

  • Niños y Jóvenes

  • Presos

  • Mujeres maltratadas

  • Hombres y mujeres sin fe

  • Sacerdotes

  • Tránseuntes

  • Familias desestructuradas

Poniendo nuestras pisadas en las de Jesús Redentor queremos Iluminar el mundo, Acompañar con ternura la vida Llorar el dolor de los pobres Ser rebeldes por la causa de los oprimidos Entregarnos como regalo de gracia para todos Ser rayo de luz que ilumina sin quemar Y fuego que purifica sin destruir…

¡Cómo llenará vuestro corazón, como os parecerá hermoso el día en que podáis decir al terminarlo: hoy he curado esta llaga, he dulcificado tal desgracia, he enjugado las lágrimas de alguien que sufre con una palabra de consuelo! (P. Zegrí).

Somos una Congregación de vida apostólica activa. Consideramos que la caridad, que identifica por los caminos del mundo a los pobres, es la respuesta y la única solución al problema social. Nuestro compromiso en la Iglesia y con los seres humanos a los que somos enviadas es pasar haciendo el bien, como Jesús, viviendo de tal manera que seamos su memoria en medio del mundo.

Nuestro grito es siempre el mismo:

¡OH YAHVEH! ESCUCHA EL DOLOR DE TU PUEBLO Y BAJA A LIBERARLO (Cf. Ex 3,7)

Nosotras, hermanas mercedarias de la caridad, queremos colaborar con todas las fuerzas eclesiales y sociales que buscan elevar la dignidad de los seres humanos. La justicia social es un camino de caridad redentora que queremos recorrer con todos aquellos que sueñan con sentar a todos los hombres y mujeres en el banquete de fiesta que Dios Padre tiene preparado para todos los seres humanos. Nuestra libertad será real cuando sea también real la libertad de todos los seres humanos.