Hacen 25 años llegaban a Mozambique las primeras hermanas mercedarias de la caridad, para dejar plasmado en estas tierras nuestro carisma de caridad redentora.
Muchas vidas, servicio y donación para servir como mercedarias de la caridad «curando todas las llagas, remediando todos los males…» Un gran ideal soñado por nuestro fundador pues decia él » LA CARIDAD NO TIENE PATRIA.»
Nuestra acción de gracias al Señor por tantas bendiciones y caridad derramada a traves de la entrega y generosidad de nuestras hermanas. Hoy el Señor nos regala vocaciones que se van enamorando de nuestro carisma: jòvenes y laicos.
Que seamos fieles al Señor,  para seguir siendo MERCED Y MISERICORDIA EN ESTAS TIERRAS que claman por paz y justicia.