Gratuidad, alegría, acogida, vida fraterna en comunidad, inserción en la Iglesia local, dimensión misionera

Nuestra espiritualidad gira en torno a tres pilares fundamentales:

  • JESUCRISTO REDENTOR, para asociarnos a su obra

  • CARIDAD REDENTORA, solución a todos los problemas sociales

  • MARÍA DE LA MERCED, mujer nueva y discípula; peregrina de la caridad de Dios y testimonio de solidaridad para nosotras

El carisma de la Congregación es un SERVICIO DE CARIDAD REDENTORA en todas sus formas, en orden a la plena liberación del ser humano.

La misión a que está consagrada la Congregación es la practica de la caridad redentora, ejerciendo todas las obras de misericordia espirituales y corporales en la persona de los pobres, sirvièndoles en cuantas obras puedan redundar en favor de la humanidad pobre y necesitada.

«TODO PARA BIEN DE LA HUMANIDAD, DE DIOS, POR DIOS Y PARA DIOS.» (Beato Padre Zegrí)

Las virtudes humano evangélicas que configuran nuestro estilo de vida y que son elementos integrantes del carisma que el P. Zegrí, nuestro Fundador, nos legó son:

  • Caridad

  • Misericordia

  • Humildad

  • Abnegación

  • Disponibilidad

  • Universalidad

  • Gratuidad

  • Afabilidad

  • Sencillez

  • Alegría

  • Acogida

Elementos integrantes que condicionan la índole del Instituto son:
vida fraterna en comunidad, inserción en la Iglesia local y dimensión misionera.

Página Oficial de la Santa Sede