Un día leí una frase que me gustó mucho “cuando se acaban la palabras, empieza la música”. La música expresa los sentimientos más bellos del ser humano. Cuando un ser humano se expresa a través de la música encuentra en ella el camino de la trascendencia y de la humanización. La música nos hace bailar al son del corazón humano y divino de Dios.

Hoy os presento un disco que ha editado la Congregación y que expresa, a través de las autoras, los sentimientos más bellos que tiene la Congregación entera, porque ellas lo editan en nombre de todas las hermanas que componemos nuestra familia religiosa mercedaria de la caridad.

La música y las letras de las canciones expresan la música callada de nuestra caridad redentora y el amor, en este caso, a la Eucaristía. La Eucaristía que es la mesa común que crea entre nosotras los lazos fraternos de la caridad y que nos vincula al mundo de los pobres y de los necesitados.

A la vez que agradezco muy de corazón la creatividad y puesta en marcha de este CD «Amado Seas» a las hermanas que lo han realizado, invito a toda la Congregación a escucharlo y a difundirlo. De alguna manera es voz del carisma que nos habla y nos convoca, como digo más arriba, en el gozo y la gratitud de los mejores sentimientos congregacionales. Que cuando acaben nuestras palabras empiece siempre nuestra música para alabar, bendecir y dar gracias a Dios por nuestra vocación y nuestra vida.

Aurora Calvo, Superiora General