Hoy quiero presentar a toda la Congregación, para que sea leída, reflexionada y orada la última Encíclica del Santo Padre Francisco “Fratelli tutti”. No he tenido tiempo de leerla entera ni de orarla como debiera, pero mi intención es pararme en cada palabra, en cada frase, en cada punto, en los contextos que la motivan,  en los problemas que presenta, en las soluciones que da, en el sueño de la fraternidad cósmica y universal. Y para que caigamos en la cuenta de lo impactante que puede ser en nuestra vida y vocación de hermanas mercedarias de la caridad, ya que habla de la caridad del buen samaritano fundamentalmente, me acojo a estos puntos que han iluminado mi corazón de cara a la responsabilidad que todas y cada una tenemos en la construcción de esta fraternidad que cambiará el mundo y la historia de signo. Estos párrafos encierran parte de nuestra espiritualidad más esencial. Hagamos el proceso al que nos llaman en comunión entre nosotras y con todas las fuerzas civiles, eclesiales y congregacionales. Sobre cada una de nosotras recae también la exigencia  de leer toda de la Encíclica.

  1. 77. Cada día se nos ofrece una nueva oportunidad, una etapa nueva. No tenemos que esperar todo de los que nos gobiernan, sería infantil. Gozamos de un espacio de corresponsabilidad capaz de iniciar y generar nuevos procesos y transformaciones. Seamos parte activa en la rehabilitación y el auxilio de las sociedades heridas. Hoy estamos ante la gran oportunidad de manifestar nuestra esencia fraterna, de ser otros buenos samaritanos que carguen sobre sí el dolor de los fracasos, en vez de acentuar odios y resentimientos. Como el viajero ocasional de nuestra historia, sólo falta el deseo gratuito, puro y simple de querer ser pueblo, de ser constantes e incansables en la labor de incluir, de integrar, de levantar al caído; aunque muchas veces nos veamos inmersos y condenados a repetir la lógica de los violentos, de los que sólo se ambicionan a sí mismos, difusores de la confusión y la mentira. Que otros sigan pensando en la política o en la economía para sus juegos de poder. Alimentemos lo bueno y pongámonos al servicio del bien.
  1. 78. Es posible comenzar de abajo y de a uno, pugnar por lo más concreto y local, hasta el último rincón de la patria y del mundo, con el mismo cuidado que el viajero de Samaría tuvo por cada llaga del herido. Busquemos a otros y hagámonos cargo de la realidad que nos corresponde sin miedo al dolor o a la impotencia, porque allí está todo lo bueno que Dios ha sembrado en el corazón del ser humano. Las dificultades que parecen enormes son la oportunidad para crecer, y no la excusa para la tristeza inerte que favorece el sometimiento. Pero no lo hagamos solos, individualmente. El samaritano buscó a un hospedero que pudiera cuidar de aquel hombre, como nosotros estamos invitados a convocar y encontrarnos en un “nosotros” que sea más fuerte que la suma de pequeñas individualidades; recordemos que «el todo es más que la parte, y también es más que la mera suma de ellas».[60] Renunciemos a la mezquindad y al resentimiento de los internismos estériles, de los enfrentamientos sin fin. Dejemos de ocultar el dolor de las pérdidas y hagámonos cargo de nuestros crímenes, desidias y mentiras. La reconciliación reparadora nos resucitará, y nos hará perder el miedo a nosotros mismos y a los demás.
  2. 79. El samaritano del camino se fue sin esperar reconocimientos ni gratitudes. La entrega al servicio era la gran satisfacción frente a su Dios y a su vida, y por eso, un deber. Todos tenemos responsabilidad sobre el herido que es el pueblo mismo y todos los pueblos de la tierra. Cuidemos la fragilidad de cada hombre, de cada mujer, de cada niño y de cada anciano, con esa actitud solidaria y atenta, la actitud de proximidad del buen samaritano.

Sor Aurora Calvo Ruiz, Superiora general

PARA DESCARGAR PINCHA ABAJO:

Palabras de Sor Aurora en pdf :AURORA – ENCICLICA para la Web

Fratelli Tutti – Tercera Encíclica del Papa Francisco

01- Resena FRATELLI TUTTI – ES